viernes, 24 de junio de 2016

ESCRIBIR PARA LA EVANGELIZACION , ES RECORRER UN CAMINO DE CONVERSION, TRES FRUTOS MUSICALES , PENSAMIENTOS, CARICIA Y MISERICORDIA , UNA TRILOGIA DE GRACIA ESPIRITUAL

Todo empezó el 19 de diciembre del año 2009, un concierto oración, en la parroquia de la Inmaculada Concepción de mi pueblo, un dialogo con Dios compartido con los hermanos. 
Esa misma noche soñé que tenia que empezar, componer muchas canciones para EL, y llevarlas a los hermanos, llevar su PALABRA, una palabra viva que llegue a los corazones, y les hable del amor incondicional y Misericordioso del Padre.



Ha pasado el tiempo, tres trabajos discográficos, casi un centenar de conciertos en estos años, recorriendo las parroquias, conociendo hermanos y disfrutando del don recibido. 

Quiero agradecer a todos los que de alguna manera nos ayudan a seguir con este proyecto, Mariavi y yo seguiremos trabajando, escribiendo canciones, para llevar a los corazones, y para convertir también el nuestro a su gracia, PENSAMIENTOS, CARICIA Y MISERICORDIA, una trilogía para buscar a Dios en los hermanos.

Os adelanto que ya trabajamos en otro proyecto discográfico para seguir dando gloria a su nombre. 



PAZ Y BIEN.





viernes, 17 de junio de 2016

"Cartas del diablo a su sobrino" de C.S.Lewis. Otro buen libro, novelado, que no podéis dejar de leer

Ahora que llega el fin de semana, es un muy buen momento para recuperar las fuerzas leyendo un rato de C.S.Lewis. Puedes encontrar el libro en pdf en internet.



domingo, 1 de mayo de 2016

UN LIBRO PARA TÍ, PARA MANTENER LA LLAMA DE TU MATRIMONIO

Alguna de las mejores frases de la exhortación del Papa Francisco recogida en éste libro serían:

-Mejorar la conciliación laboral y familiar. «Muchos se han referido a la función educativa, que se ve dificultada, entre otras causas, porque los padres llegan a su casa cansados y sin ganas de conversar, en muchas familias ya ni siquiera existe el hábito de comer juntos, y crece una gran variedad de ofertas de distracción además de la adicción a la televisión».

-El aborto no es un derecho de la mujer. «No puedo dejar de decir que, si la familia es el santuario de la vida, el lugar donde la vida es engendrada y cuidada, constituye una contradicción lacerante que se convierta en el lugar donde la vida es negada y destrozada. Es tan grande el valor de una vida humana, y es tan inalienable el derecho a la vida del niño inocente que crece en el seno de su madre, que de ningún modo se puede plantear como un derecho sobre el propio cuerpo la posibilidad de tomar decisiones con respecto a esa vida, que es un fin en sí misma y que nunca puede ser un objeto de dominio de otro ser humano».

-Evitar la obsesión por el placer. «En el matrimonio conviene cuidar la alegría del amor. Cuando la búsqueda del placer es obsesiva, nos encierra en una sola cosa y nos incapacita para encontrar otro tipo de satisfacciones. Las alegrías más intensas de la vida brotan cuando se puede provocar la felicidad de los demás, en un anticipo del cielo».

-Compartir «tiempo de calidad» entre los cónyuges. «Darse tiempo, tiempo de calidad, que consiste en escuchar con paciencia y atención, hasta que el otro haya expresado todo lo que necesitaba. Esto requiere la ascesis de no empezar a hablar antes del momento adecuado. En lugar de comenzar a dar opiniones o consejos, hay que asegurarse de haber escuchado todo lo que el otro necesita decir. (…) Muchas veces uno de los cónyuges no necesita una solución a sus problemas, sino ser escuchado. Tiene que sentir que se ha percibido su pena, su desilusión, su miedo, su ira, su esperanza, su sueño».

-Expectativas demasiado altas sobre el matrimonio. «Una de las causas que llevan a rupturas matrimoniales es tener expectativas demasiado altas sobre la vida conyugal. Cuando se descubre la realidad, más limitada y desafiante que lo que se había soñado, la solución no es pensar rápida e irresponsablemente en la separación, sino asumir el matrimonio como un camino de maduración, donde cada uno de los cónyuges es un instrumento de Dios para hacer crecer al otro».

-El amor necesita tiempo. «Este camino es una cuestión de tiempo. El amor necesita tiempo disponible y gratuito, que coloque otras cosas en un segundo lugar. Hace falta tiempo para dialogar, para abrazarse sin prisa, para compartir proyectos, para escucharse, para mirarse, para valorarse, para fortalecer la relación. A veces, el problema es el ritmo frenético de la sociedad, o los tiempos que imponen los compromisos laborales. Otras veces, el problema es que el tiempo que se pasa juntos no tiene calidad. Sólo compartimos un espacio físico pero sin prestarnos atención el uno al otro».

-La crisis de los matrimonios. «Hay crisis comunes que suelen ocurrir en todos los matrimonios, como la crisis de los comienzos, cuando hay que aprender a compatibilizar las diferencias y desprenderse de los padres; o la crisis de la llegada del hijo, con sus nuevos desafíos emocionales; la crisis de la crianza, que cambia los hábitos del matrimonio; la crisis de la adolescencia del hijo, que exige muchas energías, desestabiliza a los padres y a veces los enfrenta entre sí; la crisis del "nido vacío", que obliga a la pareja a mirarse nuevamente a sí misma; la crisis que se origina en la vejez de los padres de los cónyuges, que reclaman más presencia, cuidados y decisiones difíciles».